La piña, llena de nutrientes y beneficios


Aunque en su exterior luce algo rara con sus espinas, aspecto duro y áspero, una vez que la cortas, es imposible no sorprenderse. A continuación te entregamos 5 grandes beneficios.

La piña ayuda a tu digestión
La piña es rica en fibras insolubles, las cuales permanecen prácticamente sin cambios cuando se exponen al agua.

Las fibras insolubles actúan como una esponja en los intestinos, facilitan el tránsito intestinal y ayudan a mejorar el estreñimiento.

Al mejorar la salud intestinal, las fibras insolubles también pueden optimizar la salud de su piel, ya que ayudan a eliminar las toxinas del cuerpo.

 

Ayuda a tu corazón
Otro de los beneficios de comer piña es la reducción de ataques cardíacos y accidentes cardiovasculares.

Esto se debe a que esta deliciosa fruta combate la coagulación de la sangre y evita que las plaquetas sanguíneas se peguen o se acumulen en las paredes de los vasos sanguíneos.

Si ahora mismo estás teniendo problemas del corazón, sería buena idea que, además de seguir las indicaciones de tu médico, incluyeras un trozo de piña en tu dieta regular.

La piña es una excelente fuente de nutrientes
Mejorar los antioxidantes del sistema inmunitario. Fortalece la salud del sistema nervioso y del cerebro. Además, es indispensable para la formación de los huesos, ya que facilita la absorción de calcio. Como si fuera poco, la piña ayuda a regular los niveles de glucosa.

Para obtener todos estos beneficios basta con consumir un promedio de 5 mgal día, cantidad fácilmente obtenida de un rodaja de piña.

Contiene Vitamina C
Una rebanada de piña contiene la cantidad necesaria que requerimos diariamente. Este alto contenido de vitamina C ha ocasionado la aparición de regímenes basados solo en la piña, como la dieta de la piña.

Sin embargo, no te recomendamos recurrir a ideas tan extremas. Es mejor comer un poco de cada grupo de alimentos que comer piña o cualquier otra fruta en exclusiva todo el día.

La prevención de cáncer es otro de los beneficios de comer piña
La bromelina combate mejor a las células cancerígenas que el fluoruoracilo-5. Este es el componente que han usado para combatir el cáncer en las últimas décadas.

Además de lo anterior, está el hecho de que la piña es bastante amigable con el cuerpo al no causar daños a las células y tejidos.

Si ahora mismo estás en un tratamiento por cáncer no te sugerimos dejarlo, pero sí incluir esta fruta en tu dieta regular para acelerar el proceso de curación.